¿Cuánto cuestan los subsidios a las pensiones más altas?

En medio del debate pensional, en el que hasta ahora el Gobierno ha insistido que el objetivo principal es, manteniendo los derechos adquiridos, reducir los subsidios que recibirán quienes tienen las mesadas más altas y que haya una mesada para la totalidad de los adultos que cumplan la edad de pensión, las cifras de Planeación Nacional muestran la magnitud del presupuesto público que hoy se va en ayudas a los más pudientes.

De los más de 72 billones de pesos que al año debe sacar el fisco para todos los fines sociales, unos 20 billones de pesos se están yendo a subsidiar las pensiones del régimen público (prima media) y de esos subsidios, el 65 por ciento (unos 13 billones de pesos) va al 20 por ciento de mayores ingresos de la población, y menos del uno por ciento (solo 200.000 millones de pesos al año) se van subsidiar las pensiones del 20 por ciento de la población de menores ingresos.

Por ejemplo, hoy en día, según cifras oficiales, una persona que cotizó en el régimen de prima media sobre el salario mínimo recibe 66 millones de pesos en subsidios, mientras que una persona que aportó sobre 10 salarios (un sueldo de más de 8 millones de pesos mensuales), recibiría 282 millones de pesos. Y si es un hombre y cotiza sobre 25 salarios mínimos (más de 20 millones mensuales de salario) recibiría 731 millones de pesos en subsidios, según cálculos de Colpensiones y del Ministerio de Trabajo.

Cambios, ¿hacia dónde?

Con estas cifras es que el objetivo del Gobierno, según reiteró el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, es que se debe tomar decisión con el régimen de prima media, para que los recursos que hoy se van a subisidiar las mesadas de los más pudientes se vayan darle una cobertura a todos lo que, estando en edad de pensión, no reciben nada.

Y al referirse a dicha decisión, el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, sostiene que una posibilidad puede ser mantener el régimen de prima media, acabando los subsidios o dejando una parte de estos a los de ingresos más bajos, hasta de dos salarios mínimos, por ejemplo.

Esta opción, según Mejía, llevaría a que quienes estén en el régimen público y tienen altos ingresos puedan seguir allí pero solo podrán pensionarse con lo que ahorren (subsidio cero), y dichos recursos se destinen a una protección de quienes no tienen ninguna cobertura.

Esto teniendo en cuenta que actualmente el 64 por ciento de los que están en edad de pensión no reciben ninguna mesada o ingreso mensual (cerca de 4 millones de personas), mientras solo unos 2,2 millones de personas reciben algún ingreso.

Actualmente el efecto de la entrega de subsidios, principalmente a pensiones altas, es que mientras que, en promedio, cada pensionado de Colpensiones recibe cerca de 1 millón de pesos mensuales del Presupuesto Nacional, los pensionados del magisterio, militares y otras pensiones públicas reciben 2,5 millones de pesos mensuales.

Y si se mira hacia adelante, esos pagos para los jubilados en el futuro equivalen a una deuda para el Estado de más del 110 por ciento del producto interno bruto (PIB), es decir, de lo que produce toda la economía del país en un año.

Por ello, el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, enfatiza que entendiendo que la distribución del ingreso en el país es muy baja, es decir, que son pocos los que reciben altos recursos cada mes, los pilares de la reforma planteados por la entidad son la cobertura, la eliminación de la competencia entre regímenes (prima media y ahorro individual) y la eliminación de los subsidios.

Mejía señala que entendiendo que la eliminación total de los subsidios a las pensiones del régimen público es un asunto muy complejo, una alternativa es focalizarlos entre la población de más bajos ingresos y obviamente, entre quienes no reciben nada.

Contenido tomado de: El Tiempo

Te puede interesar